Guía de compra para elegir la mejor piscina desmontable

1050

En un momento en el que la demanda de piscinas desmontables no deja de crecer, queremos daros una serie de consejos, pautas y aspectos a valorar a la hora de comprar la mejor piscina desmontable, la mejor opción para nuestras necesidades…

Dos de las razones fundamentales del crecimiento de la demanda de este tipo de piscinas es su precio contenido y su rapidez de instalación, generalmente sin tener que hacer ningún tipo de obra.

Antes de nada, lo primero que debemos tener claro es para qué queremos la piscina, qué es lo que esperamos de ella. No es lo mismo que queramos una piscina para salir del paso, pegarnos un remojón de manera puntual y poco más, que por ejemplo, querer una piscina como alternativa a una piscina de obra, ya que económicamente no nos lo podemos permitir o simplemente no queremos gastarnos más dinero, pero en cambio si que buscamos que nos dure varios años.

Lógicamente, deberemos buscar una piscina desmontable que cumpla lo mejor posible con nuestras necesidades y gustos.

En la actualidad, los tipos de piscinas desmontables más habituales son:

  • Piscinas Hinchables
  • Piscinas Tubulares
  • Piscinas con paredes rígidas
  • Piscinas de madera

¿QUE ASPECTOS DEBEMOS TENER EN CUENTA?

Elegir una piscina desmontable resulta cada vez más difícil, dada la amplísima oferta que nos podemos encontrar en el mercado, ya sea a través de tiendas físicas o tiendas online.

En cualquier caso, son varias las características en la que nos deberíamos fijar antes de decidir qué modelo comprar, y de esta manera evitar equivocarnos.

MATERIAL

Los materiales más utilizados en piscinas hinchables son las lonas, generalmente laminadas en diferentes capas, y los revestimientos de poliéster reforzado. Hay que tener en cuenta que es bastante habitual que el material interior y exterior sea el mismo, aunque con una superficie interior más agradable al tacto.

En las piscinas tubulares, las estructuras suelen estar realizadas en acero con diversos tratamientos exteriores para ayudar a su conservación en el exterior. También nos hemos encontrado con modelos con estructuras en aluminio, aunque no resultan tan habituales. En cuanto a su revestimiento exterior suele estar realizado también en lonas o estructuras sintéticas reforzadas y el interior de la piscina suele estar revestida con liner de diversos diseños, dependiendo del fabricante y modelo.

En las piscinas con paredes rígidas, los materiales más utilizados son chapas de diferentes metales, el acero (inoxidable, galvanizado, revestido con epoxy…) o las resinas rígidas. En cuanto al interior, también suele estar revestido de liner.

En las piscinas de madera, el sistema es igual que en las piscinas de paredes rígidas, sólo que la estructura suele estar realizada en diferentes tipos de madera para exterior, más o menos resistentes y duraderas dependiendo del tipo de la propia madera y de la protección o tratamiento que se utilice con ella. Un ejemplo habitual es por ejemplo el pino rojo o pino nórdico, aunque son muchos más los tipos de madera utilizados en este tipo de piscinas.

Aquí es importante recordar que también nos podemos encontrar con piscinas de paredes rígidas pero con diseños que imitan la madera. Obviamente sus características serán distintas.

DIMENSIONES

Este es un aspecto muy relevante ya que este tipo de piscinas habitualmente tienen unas medidas fijas, ya establecidas para cada modelo, por parte del fabricante. Con lo que nos tendremos que adaptar a las medidas existentes.

En este punto, tenemos que diferenciar entre la medida de la piscina, la medida exterior, y la medida interior, la medida de la lámina de agua (más pequeña).

En algunas piscinas, las diferencias entre medida exterior e interior son mínimas pero en cambio, hay modelos cuyos bordes tienen un tamaño relevante a tener en cuenta, no sólo en la instalación, sino también a la hora de saber cuál va a ser el espacio real para bañarse.

Por otro lado, un aspecto significativo de este tipo de piscinas es la profundidad, muy variable dependiendo de los modelos y del fabricante del que se trate. Sí que es cierto que resulta bastante raro encontrarse piscinas desmontables de más de 1,40 mts de profundidad. La media de profundidad en este tipo de piscinas suele oscilar entre los 0,90 y 1,30 mts (en piscinas hinchables, la media de profundidad suele ser menor)

El tema de la profundidad no es ninguna tontería ya que a mayor profundidad, mayor capacidad de agua y mayor peso.

Decimos esto porque se está empezando a dar la circunstancia de muchas personas deciden instalar piscinas desmontables en terrazas, azoteas…y en muchos casos, éstas no están preparadas para soportar el peso que la piscina va a suponer.

Por ello, en caso de querer instalar una piscina desmontable en este tipo de ubicaciones, resulta fundamental el informarse primero de la resistencia de la superficie dónde queremos instalar la piscina y así, cerciorarse de que no vamos a tener problemas en el futuro.

FORMA

Las formas más habituales son las redondas, ovaladas, rectangulares o formas geométricas tipo hexágonos, octógonos o similares. Algunas también cuentan con diseños irregulares especialmente fabricados por un determinado fabricante.

A igualdad de medidas máximas, de ancho y largo, cuanto más regular sea la piscina, mayor superficie de baño tendremos.

También es importante tener en cuenta la forma de la piscina, de cara a la limpieza de la misma.

FABRICANTE

No sólo es importante que la piscina que compramos sea de calidad o que el fabricante tenga experiencia contrastada, sino que aspectos como el servicio postventa o la disponibilidad de piezas de repuesto también son muy relevantes.

Un buen número de piscinas desmontables son producidas y distribuidas por empresas asiáticas y no todas ellas cuentan con un servicio específico para cubrir este tipo de incidencias, por lo que es importante informarse bien de a quién le estamos comprando, cómo es el fabricante, etc.

SISTEMAS DE FILTRACIÓN

Los sistemas más habituales son los filtros de cartucho y los filtros de arena. Aquí hay diversas opiniones; hay quien piensa que es mejor un sistema y quién piensa que es mejor el otro. Lo cierto es que generalmente, los filtros de cartucho suelen ser algo más económicos.

En nuestra opinión, para un uso puntual y a corto plazo, el filtro de cartucho es suficiente. Para un uso más intenso y más a largo plazo, quizás elegiríamos la opción de filtro de arena (aunque al con el paso de los años sea necesario cambiarla)

Eso no quiere decir que el filtro de cartucho sea malo, de hecho puede llegar a tener hasta una mayor capacidad de filtración de la suciedad, pero también conlleva una limpieza del mismo más habitual, y probablemente el tener que cambiarlo por otro nuevo, con el paso de los años.

ACCESORIOS

Aquí hay múltiples alternativas; nos podemos encontrar con piscinas que pueden venir prácticamente “peladas”, la piscina y poco más. Otras que vienen full equipped, con todo lo que nos podríamos imaginar. Y otras muchas con accesorios básicos y luego otros accesorios opcionales. Ahí será labor nuestra, el analizar cada piscina, lo que incluye, y lo que nosotros creemos que realmente vamos a necesitar…

Los accesorios más habituales suelen ser:

  • Escaleras de acceso
  • Sistema de filtración (bomba, filtro…)
  • Accesorios de mantenimiento y limpieza manual
  • Cubierta de protección
  • Iluminación interior

SISTEMA DE INSTALACIÓN

Como decíamos al principio, junto a los precios más reducidos, una de las razones principales para elegir una piscina desmontable, es la rapidez con la que podemos tenerla preparada para el baño. Para ello, resulta fundamental que la instalación sea lo más sencilla posible, y si es factible, que pueda ser montada por una sola persona, quizás dos.

Si ya vienen incluidas las herramientas para su montaje o no, también será un punto a tener en cuenta.

Si el proceso de montaje resulta complicado, uno de los atractivos de este tipo de piscinas se pierde. Por eso resulta importante el informarse bien en cómo se debe instalar la piscina.

Como es lógico, cuanto mayor sea la piscina y mayor número de piezas tenga, probablemente el montaje se alargará más en el tiempo.

Eso sí, siempre debemos instalar una piscina desmontable en una superficie uniforme, nivelada, compacta y limpia. En algunos casos, incluso el fabricante nos recomendará tener esa superficie en material duro, como un suelo de hormigón o un solado, o por ejemplo, utilizar alguna lona de protección extra para la parte del suelo, de modo que el material de la piscina no entre en contacto directo con el suelo. En ocasiones, la piscina desmontable puede ya incluir incluso este tipo de protección.

Y no mucho más. Esperamos que os haya servido para saber mejor como comprar vuestra piscina desmontable ideal. Ahora solo queda bañarse y disfrutar.

TIENDAS DE PISCINAS

Poolaria