Guía de compra para elegir la mejor piscina desmontable

45

En ocasiones, el poder contar con una piscina fija en nuestro hogar se convierte en un lujo inasumible. Para estos casos, la opción de una piscina desmontable resulta muy recomendable, ya que generalmente tienen precios muchos más reducidos que los que pueda tener una piscina de obra, por ejemplo.

Imagen: Trevi

Incluso, aunque no se trate de un tema de precio, las piscinas desmontables nos ofrecen diversas ventajas que una piscina fija no ofrece, como es, por supuesto, su facilidad de montaje-desmontaje y desplazamiento.

Lógicamente, nos podemos encontrar diferentes alternativas en el mercado. Aquí os queremos ayudar a saber qué aspectos debemos valorar a la hora de comprar un piscina desmontable.

En primer lugar, lo que debemos tener totalmente claro es para qué queremos la piscina, qué uso la vamos a dar. Esto que a simple vista parece sencillo, no lo es tanto, ya que ante la posibilidad de tener una piscina en casa, nos podemos autoengañar en relación a qué es lo que realmente necesitamos, fundamentalmente basándonos en un tema de precio, y eso puede llevarnos al error de tirar el dinero, por poco que sea.

Imagen: Bluewood

Por tanto, debemos tener claro que perseguimos conseguir con la piscina que vamos a comprar:

¿La queremos para un uso mínimo o intensivo? ¿Para un/os momento/s puntual/es o para toda la temporada de baño?

¿Uso durante un corto periodo de tiempo (una única temporada) o a largo plazo?

¿La queremos montar y desmontar en múltiples ocasiones o la idea es poder dejarla en su ubicación el mayor tiempo posible?…

Otro aspecto a tener en cuenta es su ubicación; si se trata de una zona uniforme o no tanto, si es una zona más o menos protegida respecto al sol y las posibles inclemencias del tiempo (lluvia, viento…), si es una zona limpia o por contra, con polvo, arena, vegetación, etc, en contacto directo con la piscina, si las diferencias de temperatura entre el día y la noche son muy elevadas o por contra se mantienen más menos estables…

Imagen: Piscina Naturalis

También deberemos tener en cuenta que tipo de limpieza, filtración y desinfección de agua vamos a utilizar; limpieza manual o con limpiafondos, filtro de arena, de cartucho, sin filtro, uso de químicos, sin químicos…

Un punto no tan tenido en cuenta y que ciertamente resulta importante es la facilidad de mantenimiento, reparación y posibles recambios. Esto vendrá determinado entre otras cuestiones por el tipo de piscina desmontable elegido, su precio, su fabricante, las posibilidades de suministro en nuestro territorio… Si por ejemplo buscamos una piscina desmontable para salir del paso y un uso residual, quizás no sea tan determinate. Pero si por el contrario, nuestra idea es difrutar de nuestra piscina a largo plazo, será un punto muy a tener en cuenta en aspectos tan reseñables como la filtración de la piscina, cambios del revestimiento, materiales de sujección, etc.

Habitualmente, este tipo de piscinas suelen ser instaladas por el propio cliente aunque en ocasiones por el tamaño o por la complejidad de su montaje, pudieran necesitar de la ayuda de profesionales especializados.

Imagen: Intex

En cuanto a su forma y tamaño, cada fabricante suele definir las suyas propias, no siendo muy coincidentes entre unos fabricantes y otros, ya sea el largo, el ancho o la profundidad. Sí es cierto, que parte de la ventaja de estas piscinas es que al tener tamaños ya preestablecidos, y ser fabricadas de modo industrial, esto reduce sus costes y por tanto el precio. A su vez, esto puede resultar un inconveniente ya que tendremos que adaptarnos a medidas ya existentes, que no tienen porque cuadrar exactamente con el espacio disponible con el que contemos.

Exiten opciones de piscinas desmontables a medida pero su principal inconveniente es el sobrecoste en relación a piscinas con medidas preestablecidas.

Estas y otras cuestiones son importantes a la hora determinar cuál puede ser la mejor opción. Y aunque por lo general, su complejidad no llega a ser tanta como puede llegar a ser una piscina de obra, en muchas ocasiones, no está de más el dejarse asesorar por profesionales especialistas.

Aunque su compra es posible a través de las clásicas empresas de piscinas, al tratarse de un producto que habitualmente no necesita de un montaje “profesional”, cada vez es más habitual el proceder a comprar la piscina desmontable a través de tiendas online especializadas o en grandes superficies comerciales.

Imagen: Laghetto Piscine

Os recordamos algunos de los tipos de piscinas desmontables más habituales:

  • Piscinas de Acero o chapa, con revestimiento vinílico (liner).
  • Piscinas con estructuras de resina o acrílicas, también con revestimiento generalmente vinílico.
  • Piscinas de Madera, igualmente con liner.
  • Piscinas Tubulares, con estructuras metálicas, principalmente de aluminio, que actúan como esqueleto estructural pero en las que el revestimiento impermeable interior también es visible desde el exterior.
  • Piscinas Hinchables.

¿DÓNDE COMPRAR?

Poolaria